Vila Vella
Inmobiliarias en Tossa de Mar
 
Fiestas y festividadesCalendario de Fiestas
Historia de Tossa de MarHistoria de Tossa
Tradiciones y costumbres de TossaTradiciones de Tossa
 
Plantas medicinalesPlantas medicinales
Plantas mediterráneasPlantas mediterráneas
Botánica practicaBotánica practica
EcologíaEcología
 
Fotografía digitalFotografía digital
Vídeo digitalVídeo digital
Aprendre idiomasIdiomas
 
Páginas WebPáginas Web
CursosCursos
OcioOcio
 
ContactoContacto
 
Crash-Curso Webmaster
Desarrollo de páginas Web

La leyenda de Sant Ramón de Penyafort

Una parte de la playa Platja de la Mar Menuda La playa de Mar Menuda es portador de una leyenda que muestra su influencia hasta hoy y todavía vive de la misma manera que en el momento de los acontecimientos efectivos que tuvieron lugar en el Tossa de Mar del año 1236.
 
Cuadro en la iglesia San VicençEl santo Sant Ramón de Penyafort o San Raimundo de Peñafort, como es llamado en España, estaba en esta época ya confesor del papa Gregorio IX, desempeñaba un papel importante en la casa real de Aragón y era el autor de la bula pontificia Rex pacificus, que todos los jurisconsultos de la iglesia católica de esta época utilizaban como base.
 
En 1236, cuando Sant Ramón de Penyafort estaba en el camino de Roma al monasterio Santa Caterina de Barcelona se paraba en la playa de la Mar Menuda para que conceder la absolución a un moribundo. Este acontecimiento fue transmitido por escrito y forma parte de la historia pero llevaba al mismo tiempo a la leyenda que guardó los rastros en Tossa de Mar hasta hoy y continúa viviendo en la población católica de la ciudad.
 
Cuando el barco con San Ramón al borde se acercaba Tossa, el santo que ha sido canonizado en 1601 sentía que un campesino estaba muriendo y necesitaba su ayuda espiritual. Ya que el tiempo apretaba y cada minuto contaba, el barco no tenía tiempo para a acercarse a la playa principal y de echar el ancla y por consiguiente los peñascos que se abren hoy hacia la bahía Banyera de Ses Dones se separaban para que el San Ramón pueda alcanzar el moribundo con su pequeña barca.
 
Goig de San RamónEl signo de cruz por el cual Sant Ramón de Penyafort perdonaba al moribundo sus pecados se quemaba, con la ayuda de un relámpago, en el peñasco al lado para que los habitantes de Tossa pueden recordarse de este acontecimiento. Hasta hoy, esta cruz que no es nada más que una formación de feldespato en el granito y de origen natural, es todavía claramente visible.
 
La veneración del santo en Tossa ocasionaba ni siquiera que había el 23 de enero de cada año al Mediodía una misa en honor del santo en la Playa de Mar Menuda pero incitaba la ciudad también de nombrar el paseo de la playa Avinguda de Sant Ramón de Penyafort, que se erigía en la Banyera de Ses Dones un monumento conmemorativo con el Goig de San Ramón y que hay un cuadro del artista catalán Javier Espínola que muestra la escena de la leyenda de modo sorprendente en la iglesia San Vicenç en la Vila Nova.
 
El pensamiento de Sant Ramón de Penyafort, cuya tumba se encuentra en la catedral de Barcelona, fue perseguido por Ramón Llull, que escribía también varias libras importantes en lengua catalana El Catalán y quien está considerado como uno de los pensadores catalanes más grandes.
 
Más información sobre Sant Ramón de Penyafort en llengua catalana.